Make your own free website on Tripod.com

Una Represa y Un Volcán

 

Oscar Sogandares Guerra

 

El Volcán Barú  ha sufrido paulatina degradación, desde las anti-estéticas antenas que afean el maravilloso paisaje con sus más de 300 antenas sin aportar un centésimo para mantenimiento del Parque y sus dos guardabosques. Como el estado deplorable de la carretera hasta la cumbre y precisamente a ella se ha extendido la frontera agrícola en áreas del parque (el área no degradada ha decrecido de 14 mil hectáreas en 1976 a 6 mil hectáreas actualmente).  Me acuerdo en los años 60 la inigualable experiencia de escalar el Volcán una mañana helada y  la sorpresa de encontrarnos con una familia de aventureros holandeses.  Desde entonces no he regresado, ni me he vuelto a interesar  subir.  Importancia de proteger los rincones más agrestes del Parque como el actual Sendero de los Quetzales.  Y de la misma forma como el turista que recorre la famosa Ruta Inca a pie o montando una alpaca en Sur América (hasta una vía a caballo ayudaría los guarda parques en su labores de vigilancia), este ciertamente sería la ruta preferida por el turista moderno.   Desde 1999 La Sra. Presidente Mireya Elisa Moscoso nunca ha ocultado su intención de abrir la nefasta carretera Cerro Punta Boquete (ahora llamada carretera “ecológica).   Para esto finalmente se ha valido de múltiples resoluciones que desvirtúan las Leyes del Parque Nacional (Decreto Ejecutivo No. 176 de 24 de junio de 1976) y Leyes Ambientales (Ley 41 de 1998) violando otras leyes más (Ley 56 de Contratación Pública y el Decreto No. 59 de Evaluación de Impacto Ambiental), La Constitución Nacional y, Convenios Internacionales.  Se habla de carretera  ecológica  pero no se habla de las demás carreteras en franco estado de deterioro.   La Carretera Interamericana Veraguas - Chiriquí se encuentra hecha añicos.  El Puente sobre el Río Changuinola sigue siendo trampa de muerte.   El acuerdo fronterizo sobre el centenario puente sobre el Río Sixaola (entre la Presidenta Moscoso y el saliente Presidente Rodríguez) ha quedado en eso, en acuerdo. Mientras los ticos ya han finalizado su tramo respectivo del puente,  dotándolo con un paso exclusivo peatonal, del lado panameño ha sido “bien gracias y usted”.  Donde dejamos la carretera Aserrio-San Andrés, área productiva de primera magnitud, (aunque el actual ministro se comprometió públicamente a repararlo, no existe el presupuesto).  Igual ocurre con la carretera a Las Nubes, como la circunvalación a Guadalupe en Cerro Punta.  Esto son simples ejemplos.  Todo esto mientras nuestra Presidenta sigue soñando con su famosa “carretera ecológica”.  Me llamó la atención escuchar un cierto productor mencionar que los ríos Candela y Colorado se contaminan con la zafra del café y que existen grandes ganaderías dentro del PILA y no han visto a los ecologistas por allá.  Sepa este productor que el mayor responsable somos todos pero sobre todo nuestro propio gobierno y el ANAM como principales exponentes de la denominada carretera “ecológica” y responsables del PILA.  Lo que buscamos con nuestro rechazo a este proyecto es que no se lleguen a contaminar los pocos cauces que aún quedan limpios en nuestra provincia. 

 

Durante el año 2001 tuve ocasión de asistir  a las conferencias en  San Vito de Cotobrus patrocinado por el Instituto Costarricense de Electrificación ICE, el alcalde Gamboa del mencionado poblado tico, con participación del director provincial del MOP Ing. Fanovich,  honorables legisladores  como el HL Carlos Smith y el HL Osman Gómez, donde también participó nuestro siempre amigo Billy Aizpurúa.   Allí se explicó la casi certeza construcción del proyecto hidroeléctrico Boruca sobre el Río Térraba, seguido por una visita al sitio del proyecto en mención.  Lo que es cierto la  construcción del proyecto Boruca y subsiguiente creación del nuevo embalse ha cambiado toda la ecuación vial en el área fronteriza tanto dentro de Costa Rica como de Panamá.  Con la inundación del camino próximo al Rió Térraba,  Chiriquí tendría dos puntos fronterizos.  Por Paso Canoas que seguiría por la recién construida ruta costanera hacia San José o por la ruta turística de Volcán, Rió Sereno, San Vito, San Isidro del General, San José.  Esta nueva ruta traería como su complemento natural la construcción de la anhelada Ruta Sur - alternativa eco-amigable al nefasto proyecto Cerro Punta-Boquete.  El cual tendría una mayor macro-proyección en pleno corazón de la provincia.  Sería la continuación de la ruta turística San José, San Vito, Rió Sereno, Volcán.  Atravesaría por áreas en pleno uso agrícola o ganadera.  El impacto natural sería mínima   Sería una carretera de mayor beneficio social como es bien conocido, abriendo 5 distritos al desarrollo nacional.  Uniría igualmente a Cerro Punta con Boquete pero por el sur por un área ya abierta al desarrollo.  Sería la “Interamericana de las tierras altas”, con acceso directo en línea recta hacia Boquete por Palmira y un rápido acceso a David por Potrerillos y Dolega y tendría en el futuro (con la construcción del Proyecto Estí comunicación directa  con Gualaca y Bocas del Toro (actualmente lo tendría pero por el camino agreste de Caldera, Paja de Sombrero, Chiriquicito, Hornito). Esta nueva vía abriría un nuevo plan de desarrollo vial de la provincia,  donde la carretera “ecológica” anteriormente propuesta pierde vigencia, y donde se abre áreas desconocidas y de gran interés turísticas  por las faldas del Volcán ahora aisladas por falta de carreteras y caminos de penetración.  Por último condenamos el atentado que fue objeto el establecimiento eco turístico Los Quetzales.  Más actividades como estos son los que necesitamos para proteger y difundir nuestros atractivos naturales al mundo y no una carretera innecesario que terminará con lo poco que aún nos queda.

 

El Autor es Transportista y Ambientalista