Make your own free website on Tripod.com

¿Carretera Ecológica o Carretera Ilógica?

 

Por Oscar Sogandares Guerra

Primeramente deseo darle pésame público al inesperado y repentino deceso de nuestro inextrañable amigo y compañero de lucha Don Billy Aizpúrua el pasado mes de Agosto y extrañamos en estos instantes su gran falta y dinámica especialmente en estos críticos momentos donde se intenta nuevamente imponer la nefasta carretera Cerro Punta – Boquete, esta vez bajo un nuevo pseudo-disfraz de “carretera ecológica” mediante la Resoluciones de Gabinete auspiciadas por nuestra presidenta Mireya Elisa Moscoso.  El cual en palabras del ilustre constitucionalista Miguel Antonio Bernal no constituye más que una aberración jurídica.  Una resolución que a su vez modifica un decreto Ley del PNVB que a su vez desconoce la Ley Ambiental.  Una instancia donde se coloca la carreta por delante a los bueyes.

 

Me acuerdo en los años sesenta la inigualable experiencia de escalar el Volcán una mañana  helada, la sorpresa de encontrarnos con una familia de aventureros holandeses en la cumbre.  Desde entonces no he regresado, ni me he vuelto a interesar  subir.  Por esto la importancia de la protección  de los rincones más agrestes del Parque como el área donde se pretende construir la carretera, próximo al Parque Internacional La Amistad (PILA), el Corredor Biológico Mesoamericano,  el actual Sendero de los Quetzales.   El Volcán Barú es un área que ha sufrido paulatina degradación, desde las anti-estéticas antenas que afean el maravilloso paisaje que hubo antes, sometiendo el área de la cumbre a un increíble bombardeo electromagnético (con sus más de 300 antenas y sin siquiera aportar un solo centésimo para el mantenimiento del Parque y sus apenas dos guardabosques). Recordar que se pueden cocinar huevos en un simple microondas casero con estos mismos tipos de ondas y aún no sabemos el efecto preciso sobre las especies en el área.  Hasta el estado deplorable de la carretera hasta la cumbre (que en todos los casos jamás debió existir) y debido precisamente a ella se ha extendido la frontera agrícola en áreas antes  reservadas al parque (el área actualmente no degradado ha decrecido de 14 mil hectáreas en 1976 a 6 mil hectáreas actualmente). ¿Cuantos otros puntos elevados en la provincia habrían podido servir los mismos propósitos? 

Los sistemas naturales no requieren carreteras.  La naturaleza en su sabiduría se une por sí sola.  Basta un simple trillo o un sendero interpretativo para apreciarla en toda su plenitud, belleza y esplendor.  Las carreteras en los parques fueron la forma antigua de ver la naturaleza en los años cincuenta donde el turista montado en su vehículo V-8  visitaba Yellowstone Park y  fotografiaba los osos o alces  sin siquiera salir de sus cómodos vehículos,  mientras que atropellaba a todo ser viviente y contaminaba el ambiente a su paso.  El turista de hoy  lleva un morral o mochila al hombro. Viaja a pie para no perturbar su ambiente y compenetrarse más detenidamente en su medio natural.  Imagínense una travesía por este sendero natural de los quetzales, a caballo o a pie y de la misma manera como el turista que recorre la famosa Ruta Inca a pie o montando una alpaca en Sur América.  Este ciertamente sería la ruta preferida por el turista moderno.

Se habla de carretera  ecológica  pero no se habla de las demás carreteras en franco estado de deterioro.   Si la actual administración se empeñara con igual ahínco para  dar mantenimiento a las actuales vías y completar algunas obras vitales quizás en algo se entendería su actitud.   Para comenzar enumeramos algunos:

v     En la actualidad y luego de casi cuatro largos años de administración, la Carretera Interamericana nuestra principal arteria del país se encuentra en su peor estado de la historia.  El tramo de Veraguas - Chiriquí se encuentra hecha añicos y el de Chiriquí se deteriora aceleradamente.

v     Se dio bombos y platillos la terminación (finalmente después de cuatros largos años de demoras y gracias a numerosas movilizaciones por parte de los productores del área) de la Carretera Volcán - Río Sereno, estando ésta ya presupuestada y licitada al comienzo de ésta administración.

v     El Puente sobre el Río Changuinola sigue siendo una trampa de muerte para los transeúntes y vehículos, donde muchos niños y adultos han perdido la vida a través de los años.  Ni siquiera el gobierno se digna repararlo mientras se estudia construir uno nuevo.

v     También se debe mencionar puntos críticos en la Carretera Chiriquí Grande- Almirante.  Por ejemplo derrumbes en el Km. 29 donde se desprendió un tajo de la carretera al vacío y en el poblado de Cilico Creek donde la quebrada sigue socavando el pavimento o algunos puntos peligrosos en la cordillera donde la vía amenaza con desprenderse.

v     El acuerdo fronterizo sobre el puente sobre el Río Sixaola (entre la Presidenta Moscoso y el saliente Presidente Rodríguez) donde se acordó reparar el casi centenario puente ha quedado en eso, en acuerdo.  Mientras los ticos se han esmerado y  han finalizado su tramo respectivo del puente, pintándolo de plateado y dotándolo con un paso exclusivo peatonal (para proteger los transeúntes del trafico vehicular), del lado panameño ha sido “bien gracias y usted”, con oxido en la  vigas y  plantas que emanan de su estructura. Como principal punto de entrada al país, este puente debería ser de máxima prioridad y como tal un reflejo y ventana de la nación y no un hazme reír de los turistas que nos visitan.

v     Si de carreteras de producción se refiere hablemos del tramo Guabito- Las Tablas donde la actual administración se comprometió pavimentarla el cual sigue hasta Loma del Tigre (Tigre Hill) - Las Delicias donde los puentes brillan por su ausencia y los atascaderos están al orden del día.  La simple  aparición de una cuchilla del MOP es un acontecimiento digno de celebrarse.  En tanto al otro lado del Río Sixaola del lado tico trabajan permanentemente en mantenimiento de sus vías respectivas al margen de la política. 

v     Y donde dejamos la carretera Aserrio-San Andrés, área productiva de primera magnitud, generadora de 15 millones de producción anualmente.  El cual sigue en estado deplorable (aunque el actual ministro se comprometió públicamente a repararlo, ya veremos).

Esto son simples ejemplos.  En otras provincias habrá de seguro necesidades de igual o mayor apremio.  Todo esto mientras nuestra Presidenta sigue soñando con su famosa “carretera ecológica”.

Hablando de Boquete este poblado  ha experimentado un auge a nivel mundial (gracias a la campaña venaboquete punto com.), una bonanza,  pero por ser precisamente una meca de la naturaleza. Boquete no es  punto de transito, Su encanto radica en ser una ciudad jardín, cautiva, un refugio, un santuario natural y no un simple punto más en el mapa como lo sería cualquier punto de transito. Y si no preguntémoslo (con el debido respeto) a Concepción o Penonomé.  Igual ocurre con Cerro Punta.   No matemos la gallina de los huevos de oro con esta carretera.

Las carreteras unen los pueblos o unen intereses.  ¿A cuales de éstas categorías pertenecerá ésta mal denominada carretera?   La denominada carretera “ecológica” tendrá un ancho curiosamente de cinco metros.  Cinco metros tiene la carretera de producción Río Sereno - Paso Canoas,  cinco metros también tiene el tramo Cuesta Piedra- Macho Monte ambos inaugurados por el Presidente Endara.  Como otras innumerables carreteras de producción en el país. En otros países se entiende como carretera ecológica una vía peatonal, para bicicletas o caballos a lo sumo.   No nos demos a engaños.  Llamemos las cosas como son.  ¿Es esta es una carretera “ecológica” o una carretera de producción?   ¿Cual es su verdadera intención?  ¿Será ésta una carretera “pseudo-ecológica”?

 

Con la apertura de la denominada ruta.  Ya se podrán vislumbrar los motores ruidosos  de las motosierras que derribarán los centenarios árboles del bosque primario.  Luego vendrán  los camiones de 20 toneladas o más.  O las hordas de  muchachos en sus motos montañeras que romperán el  silencio sagrado del parque con sus infernales maquinas. O los buses de pasajeros que llenaran de basura, pampers, bolsas plásticas, etc., estos prístinos parajes naturales.  Ya inclusive se comentan que conocidos políticos andan ofreciendo cupos por alli para los transportes que viajarían por tal ruta.  También se comenta que la vía atravesará por predios de altos funcionarios gubernamentales (asunto mucho más serio que habrá que investigarse en este llamado gobierno de la transparencia).

 

Actualmente  el arco seco abarca casi toda la vertiente del Pacifico (incluyendo la provincia de Chiriquí)  los únicos puntos verdes de la provincia se encuentran precisamente en la cordillera (PILA), y en el PNVB.   Solo faltaría ver la frontera agrícola con las arcaicas prácticas de roza y quema extendiendose por todo el parque.  Ya no por la parte visible del Volcan sino ahora por el área oculta del Respingo proximo al PILA.  Reacuérdense de los famosos incendios de los años anteriores que se propagaban por arte de magia a través del Parque Volcán Baru y no sería de extrañar que estos se reiniciaran precisamente este año con el prospecto de esta ruta “ecológica”. ¿Quién nos garantizará que la frontera agrícola esta vez no se extenderá por el área del Respingo con la apertura de esta mal llamada carretera “ecológica”?  Las carreteras en sí son barreras naturales.  Estudios en Europa han indicado que las carreteras en áreas boscosas han reducidas las poblaciones de aves hasta un 33% de ambos lados de la vía.  ¡Que será de nuestros quetzales?  Preguntemos también quien garantizará la protección de las especies en peligro de extinción si en plena Vía Interamericana a ciencia y paciencia de las autoridades del ANAM y a plena vista pública se comercia con pericos, iguanas y otras especies en peligro.  ¿Como sería ahora en los parajes más recónditas del Respingo?

 

Igual responsabilidad de la gradual degradación del área la tienen del lado de Cerro Punta como de Boquete.  Es cierto por Cerro Punta se halla alterado el área hasta el Respingo.  Igualmente por el lado de Boquete hasta Bajo Mono.  Se dice que los ambientalistas han hecho tanta alharaca sobre los últimos 5 Km. de bosque primario nuboso que aún existen y que ahora se pretende destruir con esta obra.  Pero precisamente en estos  últimos 5 Km. se halla  el bosque protector (cuyos suelos son como unas enormes esponjas) y fuente hídrica de los  Rios Chiriqui Viejo, Changuinola,  y del Rio Caldera (como tambien el cordón umblical que une el PNVB con el PILA).  Los daños serían incalculables en millones de dolares, si señores... en daños por las inundaciones.  Reacuérdense del las que han afectado a Bambito pero sobre todo  las nefastas inundaciones de Boquete de 1970, resultado directo de la tala indiscriminada en las afluentes del Caldera.  Sin mencionar lo que representaría la costosa sedimentación para los proyectos Estrella Los Valles. ETESA deberia ser la primera institucion de levantar justificadas voces de protestas como lo hizo en su tiempo el IRHE ante semejante desatino.

 

Cuando el hombre entra en un lugar la naturaleza sale. Queralo o no  somos el mayor depredador sobre la faz de la de tierra y a veces es necesario protegerla de nosotros mismos para nuestro mayor beneficio.  Me llamó la atención el otro dia escuchar por la radio un cierto productor mencionar que ya los rios Candela, Colorado, y otros que nacen en el PILA se contaminan con la safra del café y que existen grandes ganaderías dentro del PILA y no han visto a los ecologistas por estos lares.  Sepa este productor que el mayor responsable de la situación somos nosotros mismos (ecologistas debemos ser todos)  pero sobre todo nuestro  propio gobierno (y principal promotor de la denominada carretera “ecológica”) bajo  la  égida del ANAM y cuya responsabilidad del PILA recae sobre ella precisamente.  Lo que buscamos con nuestro rechazo a este proyecto es que no se llegue a contaminar los pocos cauces que aún quedan limpios en nuestra provincia.  No hemos dicho que no queremos carreteras, pero no en ese sitio.  Si queremos progresar.  Pero progresar también es proteger las pocas reservas naturales que aun existen en nuestro pais.

 

Durante el ano 2000 tuve ocasión de asistir a una serie de conferencias en  San Vito de Cotobrus y patrocinado por el Instituto Costarricense de Electrificación ICE, el alcalde Gamboa del mencionado poblado tico, con participación del director provincial del MOP Ing. Fanovich,  algunos honorables legisladores  como el HL Carlos Smith y el HL Osman Gómez. Y donde también participó nuestro siempre amigo Billy Aizpurúa.   También se explicó la casi certeza de la construcción del proyecto hidroeléctrico de Boruca sobre el Río Terraba, seguido por una visita al sitio del proyecto en mención posteriormente.  Lo que si es cierto la  construcción del proyecto Boruca y subsecuente creación del nuevo embalse ha cambiado toda la ecuación vial en el area fronteriza tanto dentro de Costa Rica como de Panama.  Con la inundación del camino próximo al Rió Terraba,  Panamá tendría dos puntos fronterizos.  Por Paso Canoas que seguiría por la recién construida ruta costanera hacia San Jose o por la ruta turística de Volcan, Rio Sereno, San Vito, Buenos Aires,  San Isidro del General, San Jose.  Esta nueva ruta traería como su complemento natural la construccion de la tan anhelada Ruta Sur - alternativa eco-amigable al nefasto proyecto Cerro Punta-Boquete (también dependiendo de la voluntad política del respectivo gobierno).  El cual tendría una mayor macro-proyección en pleno corazón de la provincia.  Sería la continuación de la ruta turística San Jose, San Vito, Rio Sereno Volcán.  Atravesaría por áreas en pleno uso agrícola o ganadera.  El impacto natural sería mínima   Sería una carretera de mayor beneficio social como es bien conocido, abriendo 5 distritos al desarrollo nacional.  Uniría igualmente a Cerro Punta con Boquete pero por el sur por un área ya abierta al desarrollo.  Sería la “Interamericana de las tierras altas”, con acceso directo en linea recta hacia Boquete por Palmira (o por Caldera) y un rapido acceso a David por Potrerillos y Dolega y tendría en el futuro (con la construcción del Proyecto Estí comunicación directa  con Gualaca y Bocas del Toro (actualmente lo tendria pero por el camino agreste de Caldera, Paja de Sombrero, Chiriquicito, Hornito). Esta nueva via abriria un nuevo plan de desarrollo vial de la provincia,  donde la carretera “ecológica” anteriormente propuesta pierde vigencia, y donde se abre áreas desconocidas y de gran interés turísticas  por la “barriga” del Volcán ahora aisladas por falta de carreteras y caminos de penetración.

 

Ya hace más de una década que nuestro comité iniciamos una lucha para detener la destrucción del Parque Nacional Volcán Barú que conllevaría la apertura del ahora mal llamado carretera ecológica.  Recuerdo como el amigo Billy siempre quiso llevar su demanda adelante por los daños infligidos en su querido Parque Volcán Barú por el entonces Ministro Alfredo Arias en los años 90.  !!!Que sepa Billy donde quiera que esté que aquí seguiremos su lucha!!!

 

Panamá,

11 de Marzo de 2003